top of page

6 formas naturales de manejar la sensibilidad a la insulina



La resistencia a la insulina es una condición que afecta a millones de personas en todo el mundo. Con estilos de vida sedentarios y dietas ricas en alimentos ultraprocesados, la resistencia a la insulina es más común de lo que solía ser, y muchas personas ni siquiera son conscientes de que la padecen.


¿Qué es la resistencia a la insulina?


La resistencia a la insulina ocurre cuando el cuerpo se vuelve menos receptivo a la insulina, una hormona responsable de regular los niveles de azúcar en sangre. Cuando los niveles de insulina están elevados durante un largo período de tiempo, el cuerpo deja de responder a la insulina de la manera que debería, lo que puede llevar a una variedad de problemas de salud.


La buena noticia es que con algunos cambios en el estilo de vida, la resistencia a la insulina se puede revertir. Si tienes resistencia a la insulina o deseas hacer algunos cambios para mejorar tu salud, sigue leyendo.


Modificaciones en el estilo de vida: Las 3 claves


Cada vez que buscas mejorar tu salud, casi todos te dirán que comiences con la dieta, el ejercicio y el peso. Los tres son importantes, y dar prioridad a los tres te ayudará a progresar más en cada área.


Consejos dietéticos:


  • Reduce tu consumo de azúcar. Esto incluye a los culpables obvios como refrescos, postres y dulces, así como cualquier otro alimento que contenga azúcares añadidos, como salsas, cereales y algunos yogures. Si tienes un diente dulce, prueba sustituir los dulces por alternativas más saludables.

  • Consume más carbohidratos complejos. Esto incluye cereales integrales, verduras no almidonadas, frutas frescas (no en jugo), frutos secos y legumbres. Cualquier alimento rico en fibra es imprescindible.

  • Come muchas proteínas magras y grasas saludables. Estos alimentos, al igual que los ricos en fibra, son más saciantes (lo que significa que no sentirás hambre con tanta frecuencia) y contienen muchos de los nutrientes esenciales que necesitas. Busca pollo, pavo, pescado, legumbres, aguacates y nueces para complementar tu dieta.

  • Prueba el ayuno intermitente. Darle a tu cuerpo descansos en la digestión (de 12 a 16 horas al día) te beneficia de muchas maneras, incluido el apoyo a los niveles normales y saludables de azúcar en sangre.



Consejos de ejercicio:


  • Apunta a al menos 30 minutos de ejercicio, cinco días a la semana. Esto debe incluir una combinación de ejercicio aeróbico (caminar, correr, andar en bicicleta, nadar) y entrenamiento de fuerza.

  • Encuentra algo que te guste y manténlo. Puede que te gusten los deportes en equipo. Tal vez prefieras ir al gimnasio o hacer ejercicio en casa por tu cuenta. Tal vez los paseos largos sean lo tuyo. El tipo de ejercicio hacia el que te inclines no importa tanto como la consistencia. Hay muchas formas de mantenerse activo, así que concéntrate en las actividades que disfrutas.


Consejos de manejo del peso:


  • Si sigues los consejos dietéticos y de ejercicio mencionados anteriormente, la gestión del peso comenzará a mejorar naturalmente.

  • Come lentamente. Tómate el tiempo para saborear realmente tu comida. Al reducir la velocidad un poco y prestar atención a tu comida, no te perderás las señales que tu cuerpo te envía cuando te llenas, lo que ayuda a mantener el tamaño de las porciones bajo control.


Otras modificaciones: Las 3 un poco más pequeñas


Si bien la dieta, el ejercicio y la gestión del peso tienen el mayor efecto en la resistencia a la insulina, también hay otros factores importantes del estilo de vida que debes considerar. El sueño, el estrés y los suplementos también afectan la resistencia a la insulina, así que asegúrate de darles prioridad.


Duerme de 7 a 9 horas por noche. Sí, incluso el sueño afecta a la sensibilidad a la insulina. Las interrupciones en los ritmos circadianos pueden afectar la glucosa y los niveles de insulina del cuerpo, así como las hormonas que ayudan a regular el apetito. Asegúrate de dormir las horas que tu cuerpo necesita de manera constante.


Gestiona el estrés. El estrés nos afecta a todos, y puede tener un impacto en todas las áreas de la salud. Practica técnicas de manejo del estrés como la meditación, haz cosas relajantes que disfrutes y pasa tiempo al aire libre. El ejercicio es otra buena manera de manejar el estrés ocasional.


Considera la suplementación. Ciertos suplementos y alimentos pueden ayudar a respaldar la sensibilidad a la insulina. Un suplemento de fibra como Balance apoya los niveles normales y saludables de glucosa en sangre y ayuda en los esfuerzos de control de peso. Una bebida de yerba mate como Unimate también apoya la saciedad y ayuda al cuerpo a producir naturalmente GLP-1, una hormona que ayuda a regular el azúcar en sangre.


La resistencia a la insulina no tiene por qué ser tu destino final


Muchos factores contribuyen a que una persona desarrolle resistencia a la insulina, pero con algunos cambios clave en el estilo de vida, muchas personas pueden revertirla, o reducir sus posibilidades de desarrollarla, y mejorar su salud en general. El enfoque Feel Great de Unicity respalda muchos de estos cambios en el estilo de vida, ya sea que te enfoques en la pérdida de peso, los niveles normales de azúcar en sangre o una combinación de factores. Aún mejor, no tendrás que depender solo de la fuerza de voluntad para tener éxito. Visita ufeelgreat.com hoy mismo para obtener más información.

110 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Comments


bottom of page