top of page

Por qué es malo comer antes de dormir + 4 datos sobre la salud metabólica

Actualizado: 1 sept 2023



La salud metabólica es un tema que ha recibido mucha atención en los últimos años a medida que nos hemos vuelto más conscientes de su importancia para nuestra salud general. Sin embargo, en medio de este creciente interés, han surgido conceptos erróneos sobre la salud metabólica. En este artículo, aclararemos algunos de los mitos más comunes sobre la salud metabólica.


Mito: El momento en que comes no importa


Puede que hayas escuchado que es malo comer antes de dormir, pero ¿sabes por qué? Para empezar, los alimentos se metabolizan de manera diferente a lo largo del día. Por las mañanas, la sensibilidad a la insulina del cuerpo es mayor, lo que significa que puede procesar los carbohidratos de manera más eficiente. Esta sensibilidad es menor por la noche, lo que implica que tendrás niveles de azúcar en sangre menos estables durante la noche, especialmente si eres de los que come tarde en la noche.


Esta es una de las razones por las que es mejor consumir nuestras comidas más abundantes temprano en el día y reservar opciones más ligeras para la noche. Una cena pesada o un bocadillo nocturno pueden interrumpir el proceso digestivo natural del cuerpo y dificultar la obtención del descanso que necesitas.


Mito: Todas las calorías son iguales


Cuando se trata de calorías, es la calidad, no la cantidad, lo que más importa. Todas las calorías tienen la misma cantidad de energía, pero el proceso metabólico del cuerpo varía según el tipo de alimento que estés consumiendo.


Por ejemplo, una lata de refresco regular de 12 oz. contiene alrededor de 150 calorías, mientras que una manzana tiene alrededor de 95. La diferencia calórica no es grande, pero el efecto que esas calorías tienen en tu cuerpo sí lo es. Las calorías del refresco serán absorbidas rápidamente por el cuerpo, pero un alimento completo como una manzana tarda más en digerirse, lo que significa que las calorías de la manzana recorrerán todo el tracto digestivo.


Además, diferentes alimentos tendrán efectos variables en el hambre, el metabolismo, las hormonas y la salud en general. No sorprendentemente, los alimentos saludables nos respaldan mejor en todas estas áreas. Al final del día, no es la cantidad de calorías lo que importa; es la fuente de calorías.


Mito: Ser delgado significa que eres metabólicamente saludable


Una figura delgada o un IMC en el rango normal no te dirán toda la historia sobre tu salud. De hecho, la mayoría de los adultos en Estados Unidos no se consideran metabólicamente saludables, porque incluso si tienes un peso más o menos saludable, aún puedes tener presión arterial alta, glucosa en sangre alta o niveles altos de colesterol.


Entonces, aunque el exceso de peso es un factor de riesgo para muchos trastornos metabólicos, ser delgado no descarta automáticamente problemas de salud metabólica.


Mito: Comer grasa te hace aumentar de peso


Las grasas saludables son una parte importante de una dieta equilibrada. Necesitamos grasa para obtener energía, mantener el calor y respaldar nuestra salud en general. A pesar del nombre "aterrador" de la grasa, son las calorías en exceso, especialmente las de alimentos ricos en carbohidratos y altamente procesados, las que contribuyen al aumento de peso, no las grasas saludables.


Sin embargo, el tipo de grasa sí importa. Las grasas saludables, también conocidas como grasas insaturadas, presentes en aguacates, pescado y aceite de oliva, respaldan los esfuerzos de control de peso. Por otro lado, las grasas no saludables, como las saturadas y las grasas trans, presentes en alimentos altamente procesados, pueden obstaculizar tus objetivos de control de peso.


Aun así, si tu objetivo es perder peso, no te alejes por completo de las grasas. Solo asegúrate de consumir el tipo saludable.


Mito: La salud metabólica está determinada únicamente por la genética


Si tienes antecedentes familiares de diabetes, enfermedades cardíacas u otros trastornos metabólicos, es posible que sientas que estás destinado a heredar ciertos problemas de salud sin importar lo que hagas.


Sin embargo, aunque la genética juega un papel en tu salud metabólica, el estilo de vida puede marcar una diferencia aún mayor. Una dieta saludable, ejercicio regular, sueño adecuado y manejo del estrés pueden mejorar significativamente la salud metabólica, sin importar tus antecedentes.


Así que sí, tienes más control sobre tu salud metabólica de lo que crees. ¡Elegir llevar un estilo de vida saludable es elegir apoyar tu salud metabólica!


177 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Comments


bottom of page