top of page

10 consejos para una dieta amigable con el microbioma



El microbioma ha recibido mucha atención en la comunidad científica en los últimos años. Pero en lugar de ser solo otra palabra de moda sobre la salud, un microbioma saludable y diverso ha sido un pilar clave de la salud durante generaciones. Sabemos que la dieta y la salud intestinal son importantes para la salud en general; la razón de esto a menudo se remonta al microbioma.


Pero, ¿qué es el microbioma?


Para algo tan complejo e importante, "microbioma" es bastante fácil de definir. ¿Esos trillones de bacterias, virus y hongos sobre y dentro de tu cuerpo? Ese es tu microbioma.


Puede ser un poco desconcertante pensar en los innumerables microbios que no puedes ver, pero que en realidad están ahí para ayudarte. Estos microbios son una parte normal de una vida saludable, algo con lo que hemos estado viviendo durante milenios.


La mayoría de los microbios se encuentran en los intestinos y en la piel. También se encuentran en la boca, los oídos, la nariz y la garganta. Juntos, funcionan como un órgano adicional en tu cuerpo, lo que juega un papel muy importante en tu salud, especialmente en la salud intestinal.


Cómo el microbioma apoya tu salud


Tu microbioma comienza a tomar forma cuando naces. A medida que creces, se diversifica y se pone a trabajar apoyando varios sistemas en tu cuerpo. Algunas de sus funciones específicas incluyen:


  • Ayudar con la digestión, especialmente para digerir la fibra.

  • Apoyando un sistema inmunológico saludable

  • Apoyando el sistema nervioso central


No hay dos microbiomas iguales, pero una cosa de la que todos los microbiomas se benefician es la dieta adecuada.


Establecer una dieta respetuosa con el microbioma


Consumir una dieta alta en fibra es una de las mejores maneras de apoyar tu microbioma. Si estás buscando apoyar tu salud intestinal, prueba algunos de estos consejos.


Haz de la variedad tu objetivo. La naturaleza nos proporcionó muchas formas de obtener los nutrientes que necesitamos, y nuestros cuerpos se benefician de la variedad. Una amplia gama de frijoles, frutas y legumbres son especialmente útiles para la salud intestinal debido a su alto contenido de fibra.


Ten a la mano alimentos prebióticos. Ya que estamos en el tema de la fibra, asegúrate de incluir alimentos prebióticos en la mezcla. Los prebióticos son más comúnmente ciertos tipos de fibra que ayudan al cuerpo a crecer y mantener bacterias saludables. Estos se pueden encontrar en alimentos como manzanas, plátanos, espárragos y avena.


Los prebióticos también pueden ser tipos de fitonutrientes sorprendentes, como los polifenoles. Los polifenoles son nutrientes vegetales que se encuentran en las plantas comestibles. Muchos son responsables de los colores brillantes y hermosos de las flores y frutos de las plantas. También juegan un papel fundamental en la inmunidad de las plantas, y estos beneficios pueden trascender al microbioma cuando se consumen.


No tengas miedo de las cosas fermentadas. Las bacterias saludables que se encuentran en alimentos como el yogur, el kimchi y el chucrut ayudan a mantener el entorno bacteriano en el intestino. Los alimentos fermentados también pueden contener tipos de postbióticos que promueven la salud, que son subproductos beneficiosos de bacterias saludables.


Elige cereales integrales. Los productos de harina blanca están despojados de fibra y otros nutrientes vitales. También están en todas partes. Por lo tanto, es posible que debas buscar un poco para encontrar los alimentos de trigo integral, pero valdrá la pena. El arroz integral, el pan y la pasta integrales y la avena son buenas fuentes de granos integrales.


Come todas las plantas. Sabías que las verduras aparecerían eventualmente en esta lista. Las verduras ayudan a mantener los niveles de colesterol normales y saludables, algo que tu microbioma siempre apreciará. Trata de obtener alrededor de cinco porciones de verduras cada día (incluso si tienes que ser un poco creativo para combinarlas).


Toma un suplemento probiótico. Un suplemento probiótico como Probionic Plus puede ayudar a mantener una diversidad saludable de bacterias en tu intestino. Bios 7 también es una buena opción para aquellos que buscan soporte extra para el microbioma.


Como puedes ver en estos consejos, una dieta mediterránea o vegetariana puede ser una forma muy efectiva de obtener la variedad saludable que tu microbioma necesita.


Si revisar tu dieta y tus hábitos alimenticios no está en tus planes, no te preocupes. A tu microbioma también le gustan los pequeños ajustes en el estilo de vida. Aquí hay algunas ideas para probar.


Cambia algunos bocadillos por frutas, verduras y granos integrales. Revisa tu alacena de bocadillos y ve si puedes cambiar algunas de tus golosinas procesadas con alimentos integrales. Si los plátanos y los palitos de zanahoria no te atraen, ¡no dudes en disfrazarlos un poco! Sumerge tus verduras en hummus o mantequilla de maní. Saca a relucir tu millennial interior y disfruta de unas tostadas de aguacate. Mezcla frutas y nueces en el yogur griego. Usa frutas y verduras para agregar un toque de color y nutrición a cualquier cosa que te guste comer.


Deja el pelador en el cajón. La dulzura crujiente puede ser tu parte favorita de la manzana, pero a tu microbioma le encanta la fibra y los nutrientes adicionales que se encuentran en la cascara. Así que ahórrate algo de tiempo y esfuerzo y evita pelar alimentos como manzanas, papas y calabacines. (Solo asegúrate de lavarlos primero).


Trigo integral, por favor. La próxima vez que pidas un sándwich o te llenes de bocadillos de pan, elige la opción integral o multigrano si se ofrece. Lo más probable es que te sorprendas de lo buenos que pueden ser esos nutrientes adicionales.


Complementar con fibra. Aumentar la ingesta de fibra beneficia a tu cuerpo de muchas maneras. Sin embargo, obtener toda la fibra que necesitas de la dieta puede ser complicado, por lo que complementar con un producto como Unicity Balance puede ayudarte a llenar los vacíos. Tu matriz de fibra incluye compuestos vegetales bioactivos, polisacáridos y micronutrientes, todos diseñados para ayudar a aliviar parte del impacto del exceso de carbohidratos y colesterol.


Tu microbioma hace mucho por ti. Con la dieta adecuada, puedes hacer aún más para beneficiar tu salud. Nunca es demasiado tarde para hacer cambios, por pequeños que sean, para apoyar tu microbioma.

51 visualizaciones0 comentarios

コメント


bottom of page